miércoles, 5 de noviembre de 2008

El mejor cuento jamás contado:

-“Esto no es un homicidio, es un suicidio. Las dos balas encontradas en el cuerpo lo confirman. Podríamos decir que fue un accidente”.-declaró el experto perito ante la prensa y los medios.


Y todo volvió a la subnormalidad de siempre…

5 comentarios:

karina dijo...

Fuck. Me da coraje que las tragedias no dejen ni un día para celebrar lo de Obama. Entre que México se va al diablo y la Prop 8, yo estoy que me doy dos tiros.

Es un gran alivio saber que no andabas ayer for Reforma. Un abrazo, Panda hermosa. No se me ocurre qué otra cosa hacer o decir desde tan lejos.

Sirena de mentiras dijo...

No me cabe la impresión... hay que estudiar esto que pasa... simplemente no entiendo la tranquilidad de la gente... ¿cómo le hicieron para generar tal insensibilidad? De verdad, no comprendo y me asusta.

Gran Fornicador dijo...

Ganó Obama, y ahora?

5inister dijo...

Queda claro que para que los gringos acepten a un presidente afroamericano es necesario que aquí lluevan funcionarios públicos.

Así es el univers, ni modo.

Luis Ricardo dijo...

y hasta ahi todo iba bien -en la ficción- pero...