viernes, 11 de septiembre de 2009

Radiografías de los días grises y de cómo llegué a odiar cierta caricatura.


-->
Lavo la ropa.
Queda olorosa, limpiecita.
La subo al techo a secar con el sol.
Llueve
Recuerdo que de niña veía la caricatura del pájaro loco.
Uno de los gags del programa consistía en que el pájaro trataba por todos los medios de quitarle una “roseta de maíz” a una abuelita encantadora, de chongo restirado y chal, quien al ver cerca al pájaro no dudaba en molerlo a palos con su bastón.
Por conseguir “rosetas de maíz” el pájaro era víctima de los más violentos accidentes, que podían involucrar; cajas fuertes, pianos, yunques, perros bulldog y otras cosas que bajo el efecto de la gravedad se veían bastante dolorosas. Incluso estaba dispuesto a vestirse de mujer para engañar a la abuelita. Todo por una “roseta de maíz.”
-Las rosetas de maíz deben ser la mejor golosina del mundo- pensé, ¿porqué otra razón el pájaro arriesgaría su vida y su integridad física y moral si no?
Supliqué a mi madre unas “rosetas de maíz”. Ella, paciente y encantada, cogió la bolsa de maíz palomero, puso mantequilla en el sartén y añadió una taza de maíz (sí, soy de una generación de niños que no tuvimos microondas en la cocina). Sirvió las palomitas en una canastita y me las ofreció.
Protesté: no quiero palomitas, quiero “rosetas de maíz”.
Las rosetas de maíz son palomitas-explicó mi madre.
“Pájaro imbécil”- pensé, mientras masticaba mis palomitas frente a la tele.



4 comentarios:

Pablo G dijo...

El pajaro loco más que loco era tonto.
Independientemente de ello, que curioso (o no, pero no me extiendo en ello) el que los dibujos animados se basaran anteriormente sobre todo en golpes y carreras, viviendose situaciones Kafkianas (Veasé el coyote y el correcaminos condenados a perseguirse eternamente por los tiempos de los tiempos en un bucle sin fin. Como una versión fronteriza del mito de Orión y el Escorpión).
Y pobre Olivia, siempre recibiendo porrazos entre el bestia de Bruto y el freak de Popeye. Extraño y "politicamente incorrecto" triangulo con bebé de por medio.

y así...

Ondina dijo...

Siempre odié al pájaro loco por frivolito y caprichoso, igual que a Don Gato, por ejemplo, aunque son clásicos.

Por otro lado, me sigue encantando la ironía con que hablas de ciertas cosas. Además, te imaginé de niña! Y sonreí.

rf dijo...

Me gusta mucho leerte.

A mí todavía me tocó ver mucho al pájaro loco en blanco y negro, en casa de mi abuela.

Javier Peñalosa dijo...

Qué bonito lo de "Lavo la ropa", me gustó mucho.