lunes, 25 de enero de 2010

Abandono; nuestra plaga moderna

El día de hoy a las 5:30 de la madrugada, en un reconocido y por demás "excluyente" o "exclusivo" bar de la ciudad de México, el futbolista estrella del América, Salvador Cabañas, fue víctima de un disparo que alojó una bala en su cabeza.
La reacción política-social no se hizo esperar. La gran alharaca se armó porque ¿cómo es posible que un futbolista se reviente (juro que esto no es sarcasmo) hasta esas horas? pero claro ¿cómo es posible que el Bar viole las normatividades retrógradas que rigen esta ciudad y dictan el cierre de centros nocturnos a las 3:00am para protejer a los incapaces ciudadanos de sí mismos? Como si en este país alguien respetara alguna ley, norma, límite o principio. Pero si de escandalizarse se trata somos expertos en hacerlo por las razones menos respetables o importantes, porque el hecho de que a Cabañas le metieran una bala en el cráneo a las 5:30 de la madrugada en un bar, es relevante porque LE METIERON UNA BALA EN EL CRÁNEO, la hora y el lugar pasan a segundo término ante el hecho de que en este país la violencia, el cinismo delincuente, la negligencia y el desprecio por el prójimo son la materia prima de nuestro triste caldo de cultivo.
Está demás describir los "esfuerzos exhaustivos" que las autoridades se encuentran realizando para encontrar al culpable. Un culpable que se encontraba en un exclusivísimo bar, donde la gente que entra es de una élite muy cerrada, donde más de cincuenta personas, además de cámaras de circuito cerrado del lugar, atestiguaron el hecho y el mismo Cabañas (aún con una bala en la cabeza) pudo haber identificado dado que mantuvo la conciencia hasta que llegó al hospital... ¿quién será? se preguntan nuestros "nuevos detectives". Este misterioso personaje jamás pagará su deuda ni enfrentará los cargos que le corresponden, eso es no sólo un hecho, en este país es una tradición. Para aquellos que pensábamos que la justicia de este país es de y para los ricos; tenemos un caso que anula y a la vez confirma la regla.
Olvidémonos pues de ese asunto para abordar el tema que verdaderamente me ocupa y que tiene que ver con la foto que inmediatamente después de lo ocurrido fue difundida en la web ¿le parece?
Sí, aunque usted no lo crea, en ese momento de horror, violencia y confusión, alguien decide sacar su celular y ¿por qué no? sacar una mórbida foto en la que se ve al futbolista malherido en el suelo del lugar. Sí hay sangre, pero bajo ninguna circunstancia esta foto podría compararse en horror con las fotos de los descabezados de Sinaloa o el cadáver de Arturo Beltrán Leyva. Cada mañana, las ediciones del Metro o la Prensa nos dan los buenos días con la sección que a mí me gusta llamar "nada a la imaginación" y nos muestran la carne, los ojos, la piel amoratada y el rigor de la muerte en miles de accidentes violentos y homicidios en la ciudad y el país.
Pero, ¿por qué esta foto debería considerarse no sólo inmoral sino también CRIMINAL?
La respuesta se encuentra en lo que NO se ve en la foto.
No se ve en la foto a nadie al lado del futbolista tratando de ayudarle.
No hay nadie a su lado tomando el pulso o tratando de contener la sangre.
No hay nadie sosteniéndole la cabeza, o la mano.
No hay NADIE
Échenle aire- diría mi abuela.
Pero no. Este hombre está SOLO, todavía vivo, rodeado de personas y muriéndose solo.
Por si usted no lo sabe, por ley, en México todos los ciudadanos estamos obligados a prestar ayuda a otro en caso de urgencia. El no hacerlo se considera Abandono de herido y eso es un delito.
No sólo se trata del pésimo gusto de que alguien difunda una imagen de esta naturaleza, se trata de que somos negligentes, indolentes, ignorantes, cobardes y de criterio cerrado a niveles criminales, y no dudamos en exponerlo sin pudor: "mira, soy deforme y asqueroso, que chido".
Ante el argumento de la "libertad de prensa" yo respondo: si eso es libertad de prensa, yo no la quiero. Bienvenida sea a censura en casos como estos en los que este tipo de imágenes no sólo no aportan nada a la información, la deforma y la hace perder seriedad.
No, esto no es periodismo, ni arte, ni literatura, ni siquiera documentación; esto es Abandono.

3 comentarios:

rf dijo...

Abandono. País abandonado.

Sofia dijo...

panda, este post me parece tremendamente importante para la sociedad, y el hecho de que haya solo un comentario para hoy a esta hora, me reafirma el abandono.
(bueno, tal vez nadie se ha puesto a leerlo, tal vez me apresuro, tal vez había alguien a punto de llegar al auxilio del hombre, tal vez el que tomó la foto fue el que disparó...)
En fin. cuantas acciones "cotidianas" reafirman el abandono...

(por cierto, yo voto por que de pronto pongas un post que regrese el sentido de naturaleza, y pongas una fotito de Lucio, que te quiere tanto jeje...besos)

KRIPTICA dijo...

Tus letras son como una ventana que me muestra la realidad de una sociedad emferma, pero el que hallan perdonas que no lo toleren y sepan la realidad y se tomen el tiempo de decirlo al mundo, demuestra que aún es posible.
Yo soy argentina, en mi país las cosas estan tornandose del mismo color lamentablemente, ojala cambiara el mundo.
Un saludo
K.