domingo, 31 de octubre de 2010

Una historia bien podría comenzar con una vaca echada mirando:



Una vaca alerta



que contempla a un extraño ...

Y aquel extraño la ve.
Las aletas de la nariz se hinchan con el paso del aire, frío al entrar, tibio cuando regresa...




En silencio cuenta cada respiración....



mira el aire frío y caliente...frío y caliente...


Y sonríe...


fin.

5 comentarios:

veronica camara dijo...

que mini historia mas graciosa, el temple de la vaca y otro menesteres :)
un saludo
Veronica.

Caro Flores dijo...

Las pestañas de la vaca suben y bajan coquetamente ¿no es así?

rf dijo...

Me gusta mucho la historia. Deberías hacer más historias de esas.

rf dijo...

Una historia bien podría comenzar con un gato maravilloso que vino a saludar y a conmover.

Anónimo dijo...

si, o la historia puede comenzar por cómo el huevo siente la presencia del observador. O el caso de un gato que siente la mano recatadora que lo lleva a un final menos trágico y mas amoroso