miércoles, 25 de junio de 2008

Dear Heavenly Father...please forgive them...

Suena el timbre, el perro ladra desesperadamente.

-Cállate- ordeno.

Vuelve a sonar.

Me asomo por la ventana del estudio, en pijama. ¿En qué otro atuendo puede estar uno a las nueve de la mañana un sábado?

Alguien con un sombrero de paja tejida y flores de plástico está en la puerta. Pero viendo desde arriba parece una luneta primaveral, o un hongo floreado.

-¿Diga?

Una mujer morena y de evidentes cincuenta y pico es revelada bajo el sombrero cuando ella alza la cara.

-¿Diga?

-Muy buenos días, venimos distribuyendo la palabra del señor que…

-¿qué señor?

-El señor Cristo que se sacrificó para salvarnos a sus corderos de…

-No, gracias

-Muy amable, sólo queremos platicar con usted sobre nuestras actividades...

-No

-Si me permite le puedo dejar un folleto…

- ¡NO!

Mi perro continúa ladrando y logra que la molestia sea mayor. La señora sonríe y continúa:

-Le voy a dejar una tarjeta por si a caso usted…

-No se moleste, le agradezco, pero insisto: no acepto propaganda religiosa- repíto enérgica y decidida.

La mujer queda un segundo en silencio, desconcertada, y finalmente dice aliviada:


-¡Ah bueno, pero esto es La Biblia!

7 comentarios:

Maria dijo...

si, de hecho he escuchado k hasta les pagan!!!
que pedo.
que pedo.
que pedo.
preferiria que a esa hora tocara el timbre otra cosa...

Luis Ricardo dijo...

jajajaj Claro, es humor del fino.

Sirena de pie dijo...

"¿qué señor?" excelente pregunta... me recordaste algo... aich, a veces no sé si ya conté cosas o no... ¿será que hago un post? Ashh ya estaba, es del 2005 historias

Don Rul dijo...

Jaja. No sé, pero el chocolate ese se ve bueno y más si está basado en una receta del Deuteronomio. Dicen que sabe a gloria. En lo personal yo prefiero los muéganos basados en recetas apocalípticas.

Invierno Funk dijo...

lo mejor es que el perro se encabronó!

saludos a veces eres un panda!

Umami dijo...

jajajajajaj
y que tal estuvo el chocolate??!!

catemacostallion dijo...

hay de dos sabores: mana y hostia con vino de consagrar.

jaja