martes, 27 de abril de 2010

Hadas.

Ella camina bajo el sol. La tarde se aproxima, la luz cambiará pronto. En la esquina de la avenida grande se detiene ante el semáforo. Espera. Escucha. Un grito, aullido, queja.
Busca sorprendida la fuente de aquella voz.
Y la encuentra: una mujer, delgada, deslavada, gris, sin fuerza; va llorando por la calle.
Carga una cobija morada. La mujer gris anda y explica, sin decirlo, el desalojo...el desahucio. Grita el llanto.
El lamento produce un escalofrío en todos los peatones de esa hora.
La miran. Pero a la mujer gris no le importa, está llorando y no le importan los ojos expectantes, incómodos y aterrados de esa hora.

Ella mira a la mujer gris, la busca con los ojos esperando que la desahuciada se le acerque y le pida, le suplique, le diga que necesita dinero, que está perdida, que no ha comido, que tiene dolor crónico…
Ella, ingenua, desea que este llanto sobrenatural sea solo una estrategia para conseguir el pan del día, como mucha gente hace, el marketing de la miseria: “mira mi sufrimiento y a cambio me lo pagas”-como el buen actor de tragedias teatrales que sufre de verdad y hace de eso su vida.
Pero la mujer gris no se detiene. Pasa de largo. No pide nada. Ese dolor es real, ocurre, frente a todos.
Es como ver el cuerpo tirado y sin zapatos de alguien que acaba de ser arrollado: brutal.

Desconcierto, hipnosis; ella cruza la calle y desde el otro lado de la avenida, frente a la mujer gris avanza, muy lento, la ve, la sigue, la acompaña.

“No habrá forma de consolarla”-piensa-“No tengo nada que pueda consolarla”.
La mujer continúa sollozando y parece que está a punto de morir de tristeza, seguramente habría muerto de tristeza allí en mitad de la calle.
Pero ocurre que justo en ese instante cercano a la muerte, la mujer se detiene frente a un escaparate y su atención se fuga.
Un escaparate de vestidos de quince años. Maniquíes escandalosos estallan ante ella: rosa, rojo, blanco, vuelos, brillo, encaje, cuentas de vidrio y bisutería que no sabría cómo llamar.

La mujer gris por un instante se detiene y los mira. No los anhela, tampoco los desprecia.
Ladea la cabeza un segundo y detiene el llanto. Se le escapa un suspiro burlón.
Desde el otro lado de la avenida ella ve a la mujer gris, mira su océano de tristeza mortal calmar, la ve salvar el naufragio irreversible. Ve sus manos despojarse de las piedras invisibles que la obligan a cargar esa cobija morada. Y por un segundo sonreír.

Esa mujer gris ante el escaparate, sin ninguna explicación probable, renuncia súbitamente a la extinción. Se limpia lágrimas y mocos con la manga de suéter y reanuda su marcha hacia ese lugar desconocido para todos, para sí misma.
Ella cruza la avenida para alcanzar a la sobreviviente, pero cuando llega ante aquel escaparate detiene su ingenua persecución.
Mira los vestidos. Algo en ella se precipita, se revuelve. Piensa en unos ojos, en el circo, en dinosaurios, en explosiones de ojos en un circo de dinosaurios.

Suspensión. Equilibrio. Tensión.
Entiende entonces que ella también ha sobrevivido mientras la tarde acaba.

10 comentarios:

boladevidre dijo...

Me ha encantado el relato.
Que bien descrita la mujer gris y el desamparo que la sostiene.
Te voy siguiendo, y cada vez me gusta mñas tu blog.
Grácias

Nieves dijo...

Fantástico, enhorabuena.

rf dijo...

A mí también cada vez me gusta más tu blog.

Sofia dijo...

HAAAAY QUE LINDO PANDA, LA VERDAD ME IMAGINÉ COMO ELLA.
HE PASADO POR ESOS ESCAPARATES MUCHAS VECES Y CREO SABER QUÉ PENSÓ LA MUJER GRIS...O POR LO MENOS QUÉ SINTIÓ.
BESOS PANDITA CHULO

boladevidre dijo...

He vuelto a leer este relato.
Me une a algo intangible, que me trasciende...
Particularmente sensible en una frase acerada:
"Pero la mujer gris no se detiene. Pasa de largo. No pide nada. Ese dolor es real, ocurre, frente a todos."

Panda en la bañera... dijo...

gracias a todos por venir a visitar. boladevidre la describo como la vi. Así era ella una tarde cunado se cruzó en mi camino. Fue un instante, un accidente y nos cruzamos y la segúi hasta aquel escaparate. Mi ciudad está llena de accidentes.
Saludos a todos.

koveri dijo...

Impresionante el relato, no quería que terminase!! Felicidades ;)

Eugenio dijo...

Me gustó el relato, un misterio si, quién sabe que habrá pensado esa mujer, recuerdos de juventud diría yo.

Un fantasma que pensó en la vida que acababa de dejar, y en todas sus vanalidades, más se notó que las extrañaba.

O quién sabe, se presta a especulación.

Un beso

Sirena3.0 dijo...

Hola Pandita. Por fin sacaste ese relato. Me gustó mucho, casi pude verlas. Abrazos para todos por allá. Los extraño.

Trinidad Herrero dijo...

un accidente de esos que ocurren cuando uno se niega al Abandono. Yo lo llamo nada contra la corriente. Y cuando lo hago, veo en el rio nuevos colores. Son los momentos que hacen que, a fin de cuentas, salir valga la pena.
Te invito a leer mi propia versión de mirar el mundo...

http://susurrodesilencio.blogspot.com/search/label/Cr%C3%B3nicas%20del%20r%C3%ADo

Felicitaciones por el blog. Tenés un nuevo seguidor!