viernes, 7 de mayo de 2010

i'm the end of the line...

No todos los días te enteras de tu finísima parentela...Digámos que me entero de que soy sobrina-nieta-segunda de...por decir algo: adolfo hitler...marcial maciel...o alguna alimaña semejante.
No esperes sonrisas, ni paciencia.
Voy a llorar y asquearme .
Sí, lo voy a hacer.
No voy a cargar tu mueble.
Y como tú te vas, me emborracharé, ¿soy horrible??? Sí...genética, se llama genética y se deslava con el tiempo (afortunadamente).
Si hubiera un concurso de "mala actitud" seguro lo perdía por majadera y mala copa.
Así me siento carajo. A estas alturas me voy a dar permiso y si no te gusta, pues...siempre te quedará París.

2 comentarios:

boladevidre dijo...

En estos casos, las borracheras compartidas se llevan muuuuucho mejor. walk the line.... walk, aunque sea en equilibrio inestable....
Lo estable para quién ya esté....
lo inestable para quién sea....

Pia Bustos dijo...

Cuando llegas al final de la linea y no hay nada mas allá, aun te queda un camino por recorrer, te queda el camino de vuelta y verás que esta vez el camino luce completamente diferente, disfrutalo, fuerza y animo