miércoles, 30 de marzo de 2011

La verdad...



-¿Seguro?

-Claro que sí. Por favor, dímela.

-Es que...

-No voy a soportar que me mientas. Prefiero que me digas...

-Bueno...lo que pasa es que...no es caldo de pollo.

-....

Al cerrarse la puerta ella supo que, aunque todos la piden, casi nadie puede digerirla.

Foto de Sneaks85

2 comentarios:

Pablo G dijo...

Mejor ponerse a dieta de mentiras

Un saludo

Alonso dijo...

genial, genial