sábado, 26 de abril de 2008

Sugar Baby!!!



1
Amo el café. No me importa mucho la marca, ni las políticas de las cafeterías, ni la procedencia de aquellas siempre y cuando tengan buen café. Jamás dejaría de tomar café en Star Bucks porque los pinches gringos, e Irak y el neoliberalismo. Dejar de tomar café en nada resolvería ninguno de los asuntos políticos o económicos del planeta. Sin embargo, he dejado de tomar café en star bucks por una razón de peso: porque lo sirven mal y no tienen idea de lo que es el café, y por eso cuando pides un capuchino te preguntan ¿caliente?
Señores el café ES caliente por origen y principio, el frapuchino y todas sus versiones son “aparte” del café. Es como si al comprar un helado el de la heladería te preguntara ¿Frío?
Un capuchino es completamente diferente de un FRAPUCHINO y a menos de que el cliente pida un FRAPUCHINO, cuando pide un CAPUCHINO lo que pide es un CAPUCHINO (caliente por origen y principio).

2
Como en toda actividad, siempre existen los puristas y la degustación de café no es la excepción. En mi familia, por ejemplo, les parece que endulzar el café es una atrocidad. Según mi madre el buen café debe tomar sin azúcar o le arruinas el sabor. Yo discrepo totalmente con esta idea.
Amo al café y lo tomo con azúcar.
Pero estoy sorprendida de que cada vez que voy a comprar un café capuchino (no importa el lugar; star bucks, café la finca, el jarocho, illi, usted escoja) y pido azúcar para llevar, porque a mi me gusta tomar café y caminar; siempre asumen que lo que estoy pidiendo es un sobrecito de splenda o canderel y leche light.
¿Porqué ocurre esto? Fácil. Se llama “PREJUICIO”, es decir, una idea previa que se tiene de las cosas antes de siquiera conocerlas. Es un mecanismo humano muy frecuente y básicamente difícil de controlar porque esta idea previa de las cosas se acepta como buena e irrevocable.
¿Algunos ejemplos?
Si usa camisa rosa es Gay.
Si es gordo está deprimido.
¿Le suena alguno?
El pensamiento humano y sus gloriosas reducciones. Por eso, cuando una chica delgada llega a un café y pide un café capuchino y un sobre de azúcar para llevar, la ÚNICA posibilidad que existe es que lo quiera con leche light y (claro como es chica delgada seguro no sabe la diferencia entre el azúcar mascabado y el endulcolorante y por eso por AZÚCAR ella en realidad se refiere a Canderel). Seguro esa chica delgada vive cuidando su figura y detestaría que la grasa de la leche entera se le quedara en las caderas. ¿Quién no?
Incluso, en establecimientos donde tienen los sobres de azúcar a la mano para que cada quién escoja lo que quiere, me ha ocurrido que el cajero o la mesera me dicen: “ahí también hay canderel”.
Si, lo veo, ahí hay canderl, conozco la diferencia, y no, gracias, lo que yo quiero es AZÚCAR, con calorías, AZÚCAR que destruye el páncreas y te genera adicción y te causa celulitis y te mata de diabetes y te pica los dientes. Good old fashion SUGAR.
Soy flaca y tomo azúcar y leche entera y café con cafeína. Si no quisiera azúcar o grasa o cafeína pediría un té de manzanilla, o una botella de agua. Si quisiera un Frapuchino pediría un Frapuchino
Definitivamente no puedo ni quiero odiar a los meseros y meseras que de buena voluntad tratan de hacer bien su trabajo, tratan de servir lo mejor que pueden, quieren ser ambles y muchas veces lo son.
Lo que yo desprecio profundamente es la indiferencia de aquellos que se dicen expertos en una cosa (llamémosle café) y en realidad la cosa en sí es lo último que les importa.
Lamento también el absurdo de la apariencia.
Este es un detalle, es una manía mía, una histeria, sí, es frívolo, es absurdo, es intrascendente, pero, para mí, el azúcar debe ser AZÚCAR y el café...siempre café.

(Puta que feo post)

6 comentarios:

pk dijo...

a mí me gusta el café solito.
soy tan dulce que no necesito azúcar...
lol

abrazo

Orquidea susurrante dijo...

Qué tal aquel ´experto´en café, que lo es, por el simple hecho de desayunar un nescafé? Ese si es un machote!!! Les temo. Pero lo mejor que me ha pasado con respecto a mi adicción al café, es el otro dìa cuando un ´listillo´se me ha presentado con la oferta del siglo, si, si, se acerca y me dice: Yo te preparo el mejor café por la mañana.
Tu dirás! jeje
Te dejo una orquídea pa que te susurre cosas lindas.
Hasta pronto!

Gran Fornicador dijo...

(la verdad no es tan feo el post, he visto mucho peores y eso solo hoy)
Yo también vengo de una familia desas de que si endulzas el café es peor que si le hubieras escupido a la madre teresa (tener familia libanesa es algo que no le deseo a nadie). Pero a mí si me arruinaron, y ahora no puedo tomar café azucarado sin que me den un poquito de ganas de vomitar. Lo cierto es que aplaudo tus opiniones totalmente antichairescas del starbucks.

Don Rul dijo...

Yo amo con pasión los capuchinos fríos y frappe. Bebería sólo eso por el resto de mi vida si no tuvieran tantas calorías (y si no existiera el vodka).
Esto de los cafés ha cambiado mucho porque hace diez años no existían los fríos y los cafés no eran para llevar y no había tantas variedades y por supuesto no había Starbucks. ¡Ah, el cambio!

rf dijo...

Yo creo que sí hay que odiar un poquito a algunos meseros que son muy incompetentes y ahuyentan a los clientes de los comercios.

Yo creo que hay que celebrar que eres tan delgada sin tener que consumir canderel.

Ahora que tengo pies... dijo...

Yo también adoro y respeto mucho el café aunque lo tomo con azúcar. Donde un argentino que vende buen café te preguntan "azúcar ¿de verdad o de mentiritas?"... es encantador. Y no hay cosa peor que un Nescafé ¿cierto?