domingo, 29 de septiembre de 2013

Hoy leí que Elvis tenía un estilista profesional. Pero él personalmente cepillaba sus caballos. 
Hay grandezas que son tan sencillas como eso.