martes, 10 de septiembre de 2013

Interesting drug...


Estimados vegetarianos del mundo:
Personalmente creo que la ciencia ha demostrado que la dieta ideal de los seres humanos y aquello que nos hizo evolucionar hasta lograr desarrollar capacidades neurológicas que terminarían siendo de mucha utilidad para funciones intelectuales como el lenguaje (que supongo que ustedes apreciarán si es que disfrutan de leer libros...o ver películas por ejemplo) fue la dieta omnívora.
Entiendo su empatía con los gatitos, perritos, patitos y vaquitas, a mi también me gustan. Es más, me gustan incluso animales como los tiburones, los cocodrilos, los leones...y ellos como yo, comen carne. ¿A ellos no los regañan? ¿Por qué? Seguramente su inconciente sentido de superioridad les hace pensar que ellos no "razonan" como ustedes o yo...la humildad va ante todo ¿verdad?
Sin embargo es básicamente un hecho que si no hubiese sido por los cambios alimenticios y las estrategias para procurarse comida, el ser humano jamás habría llegado del Homo al Homo sapiens. 
Por lo tanto, y respetando su libre decisión de comer garbanzos y lechuga y vivir a base de suplementos de vitamina B12 (los cuales son probablemente elaborados por farmacéuticas que han experimentado en animalitos de esos que les gustan tanto y una parte de su presupuesto se invierte en el desarrollo de armamento químico o bombas, las cuales matan no solo gatitos, pregunten en Siria.) les agradecería que dejaran de cuestionar a las personas que comemos carne y somos felices paseando a nuestras mascotas. 
En resumen, podrían ser un poco más agradecidos con el bistec, ya que sin él, ustedes no habrían tenido la capacidad evolutiva de teclear en su iPhone tuits sobre su opinión acerca de los fans de Morrissey que saliendo de su concierto fuimos por unos tacos al pastor del vipsito. De hecho no existirían sus iPhones, ni Morrissey, ni todos esos libros que claman haber leído, ni el celuloide para filmar las piezas de cine de Godard que aman con un frenesí que al propio Jan Luc le daría náusea.
En fin...no recuerdo haberlos obligado a comer carne, por lo tanto aprecio que no me estén chingando.

Atentamente.
Carnívora con suficiente mielina en la cabeza.

P.S
De cena tendré un t-bone con papas y lo comeré mientras canto a todo pulmón "Interesting drug".