miércoles, 30 de julio de 2008

De lo perdido

Cinco pares de ojos me miran, pero no me ven. Contemplan la horrenda blusa de flores que llevo puesta:
Well, I think this won’t work, maybe we should try some thing uglyer
Dicen entre si los extraños.
No me hablan a mí, yo no estoy, no existo en ese cuarto.
Me piden que me cambie la ropa, me tocan el pelo, hablan entre ellos y piden que me cambie otra vez. Algo más feo.
Well, she is not important, she is only gonna hold the bottle, and thats it.
¿No lo notan? ¿Lo habrán pasado por alto?
Yo soy Ofelia, soy Cordelia
Lolita, Lol
Agatha, Lisistrata, Helena, Norha…María, Alejandra, Patricia, Verónica…
Puedo serlo y lo he sido.
Soy un Panda. Un panda bailarín, escritor y actriz…
¿No lo saben?
Yo contemplo la vida, los detalles pequeños de las personas y encuentro historias en todos lados, en donde se pueda.
Sostengo tu botella de coca si me pagas bien por hacerlo, para tener la posibilidad de contemplar la vida y encontrar historias, para escribir aquí que tú y tu oficio son mi tristeza y mi sustento, señor publicista por lo menos míreme cuando me habla.
Salgo de allí, sin haber sido vista, sólo examinada, y llego al metro con un océano en los ojos pensando: “No lo notan….no lo ven…” y por un segundo dejo de existir.

Hoy mi computadora murió, y con ella mis historias, mis fotos, mi trabajo y más de diez años de música que junto a él coleccioné.
Cuando junté mis cajas para irme de nuevo, él dijo, condescendiente y amable: ¿y los discos? Llévate los que quieras.
Yo tuve náuseas provocadas por esa amabilidad y esa condescendencia que me parecían un maltrato después de diez años de mirarlo dormir y maravillarme de él, y contesté indignada: lo tengo todo en mi computadora, quédate tú con ellos…
Hoy no tengo nada.
¿Qué vas a hacer? ¿Decirme que todo va a estar bien?
Yo se que todo va a estar bien, porque nada está bien y eso es el orden natural de las cosas.
Perdí mi música y aunque la voy a recuperar con el tiempo, hoy me hunde una pesada tristeza el corazón.
Ahora, este panda tiene que pagar por escribir en el ciber café de la esquina, en una máquina ajena. Y como nadie nunca me ha pagado por escribir, eso se convierte en un problema, no tengo tanto dinero para pagar por los minutos que me tardo en estructurar mi pensamiento y mi imaginación. Escribo rápido y trato de ser eficiente, intento no errar mucho en la ortografía y en la redacción, pero se que una vez publicada esta entrada, voy a querer corregirla, como acostumbro, y no voy a poder porque “time is monney” y hoy mas que nunca, el tiempo me cuesta.
Por esto, y por la tristeza de ser todo lo que soy y que no valga de nada, ni siquiera para que me vean a la cara cuando me hablan, este panda dejará de escribir en este sitio por un tiempo, en lo que consigo que alguien me pague y pueda comprar una computadora para re hacer todo lo que perdí.

Si alguien quiere colaborar con mi acervo musical puede enviarme archivos de audio a: avecesyo22@gmail.com, no importa que, será bienvenido y en un tiempo lo subiré a mi propia compu, que seguramente pagaré sosteniendo botellas de cocacola o siendo "bonita" ante los ojos de cartón de algún ciego detrás de una cámara.
Lamento el tono azotado de este texto.
Saludos y espero verlos muy pronto.
¿verlos? Sí claro, verlos, vernos.

2 comentarios:

rf dijo...

Hay gente que sí ve que ves y que sí ve qué ves.

Este post que tuviste que pagar por escribir está muy bonito, por cierto. No dejes de ir a invertir en el blog. Vale la pena y lo sabes.

Y los discos... siempre habrá más y mejores. Sube nuevos. Yo te presto los primeros mil.

Sirena de pie dijo...

Pandaaaaaaaaaaaaaaa no te pongás así... la compu es el depósito, lo verdareramente importante está adentro y eso no lo perdiste... buhhhhhhhh (ahora es cuando serviría estar en la misma ciudad)