sábado, 5 de octubre de 2013


Se puede saber todo acerca de alguien observando cómo abandona a su perro. 

Thora ha sido abandonada en muchas ocasiones. Más de las que cualquier persona podría soportar.

¿Cómo pudieron esos humanos dejarla y despertar por las mañanas sin preguntarse "qué habrá sido de ti"?

Y aun así, cuando me ve llegar mueve la cola, se sube a mis piernas y me saluda como si nunca nadie le hubiera dado la espalda. Aspiro a lograr vivir así, más que cualquier cosa. 
Aspiro a volver a sentir alegría por alguien aunque me haya dado la espalda un millón de veces.