domingo, 6 de octubre de 2013

Y la gente se queja de las mentiras para después abrazarlas y vivir en ellas, de ellas y para ellas, hasta que sea posible y al final volverán a llorar: ¡mentiste! 
Aplausos.