martes, 2 de septiembre de 2008

Del I Ching: Kung FÛ. Para RF.




Kung Fû: La seguridad interior (sinceridad), la propia verdad.


Kung Fû mueve hasta a los cerdos y a los peces, y conduce a la buena fortuna. Será bueno cruzar el gran torrente. Será conveniente mantenerse firme y correcto.

Viento sobre las aguas de un estanque.

Este hexagrama nos habla de la seguridad interior, sus ventajas y sus peligros . La seguridad interior debe estar apoyada sobre la propia persona. Quien logre esto vivirá tranquilo, como la grulla que logra reunir a toda su familia en un nido. Todo lo que ella necesita para su bienestar se encuentra allí. El diálogo del ave con su cría o el de la pareja que habla de los buenos espíritus es similar al del hombre cuya seguridad interior se manifiesta como un diálogo consigo mismo.
Cerdos y peces son los menos inteligentes de todos los animales de la creación, los más difíciles de influir.
La fuerza de la propia verdad puede crecer indefinidamente pa­ra extenderse a todas las criaturas. Tratando con per­sonas tan difíciles de influir como cerdos y peces el secreto del éxito reside en encontrar la manera correcta de aproximarse a ellos.
En primer lugar hay que liberarse de todo prejuicio y prácticamente dejar que la psiquis de la otra persona entre en nosotros sin restricciones. Sólo así podremos entrar en contacto con ellos, y ganar poder sobre ellos. Cuando una puerta ha sido abierta la fuerza de la propia personalidad puede influirlos. De esta manera no se encuentran obstáculos insuperables y se pueden emprender las cosas más peligrosas, como cruzar el gran torrente, y triunfar. Es importante entender cuánto depende de la fuerza de la propia verdad. Esta fuerza no es igual a la intimidad o a un lazo secreto. Incluso entre los ladrones pueden existir lazos secretos. Actúa como la fuerza de unión, pero no es un lazo invencible y no acarrea 'buena fortuna. Toda asociación basada en un interés común puede cesar en cualquier momento, en cuanto termine la comunidad de intereses y la más íntima amistad puede tornarse odio. Sólo cuando los lazos se basan en lo correcto pueden superar firmemente todos los obstáculos.
El control y la mesura producen un clima de tranquilidad.

No habrá defecto...

No habrá defecto...

No habrá...

7 comentarios:

sirako dijo...

a mí el error me mueve, soy como bob ross y sus accidentes felices.

A veces yo soy un...panda dijo...

jeje. Hola.
Creo que el error no es lo mismo que el accidente. El accidente siempre posee cierta fortuna.
Apuesto que también te mueves cuando no hay error, aunque siempre haya accidente.

Sirena dijo...

(no sé si se grabó mi comentario)

No entiendo bien... ¿los accidentes son realmente accidentes? ¿no son consecuencia de los errores?

A veces yo soy un...panda dijo...

a veces, incluso muchas veces lo son; aunque existen accidentes producidos por el azar también. pero al ser el accidente una posible consecuencia del error descarta que el accidente y el error sean lo mismo. Y bajo la lógica del i ching, en ambos hay fortuna y desventura. Este texto habla desde una mirada oriental, donde el accidente y el error no tienen una carga valor como en occidente donde ambos conceptos suelen entenderse como algo "malo" o negativo, a veces incluso diabólico, como en el caso del accidente y el azar.
Para el i ching, el error, así como la duda, la fe, la mesura son, ocurren. Uno debe decidir cómo desenvolverse ante ellos.

A veces yo soy un...panda dijo...

He estado leyendo otras traducciones del I ching, y muhas páginas web sobre el asunto y parece que hay un pequeño error de traducción en cuanto al concepto "error".
Parece ser que la traducción más exacta al término que se está refiriendo el hexagrama sería algo así como "defecto" o "deficiencia". por eso lo cambié. veamos que ocurre...

Sirena dijo...

Hmmmm la verdad, no entiendo muy bien el asunto... no sé nada del I Ching y creo que malinterpreto todo... Por ejemplo "Sólo así podremos entrar en contacto con ellos, y ganar poder sobre ellos" me suena a manipulación, pero no creo que sea eso... Igual que lo del final, no entiendo bien eso de basarse en otra cosa que intereses comunes... debe ser por eso que me va como me va ;-)

Luis Ricardo dijo...

Yo sé que no, pero a veces me imagino que estamos en una película como del Dragon Inn y me dan ganas de hacer justicia.

RF sabe que si alguien sabe a lo que sabe todo esto, soy yo. Y también digo que siempre repetí esto: "Si yo fuera un millonario le pagaría una película a Gaby Santos".
Creo que por primera vez cambiaría de elección.